Los montacargas surgen de la necesidad de transportar cargas o personas entre distintos niveles de altura. Incluso se pueden utilizar para eliminar las barreras arquitectónicas y mejorar la accesibilidad de determinados espacios para personas con movilidad reducida.

El desplazamiento de la carga o la persona suele realizarse de manera vertical. Es por ello que se instala cumpliendo unas normativas con el objetivo hacer seguro el transporte de las mercancías.

En un principio, no se trata de elevadores destinados para el uso de personas y deben ser operados por operarios formados de la manera conveniente.

¿Cómo se maneja un montacargas y que riesgos conlleva su uso?

 

La primera cosa que hay que tener clara, es que un montacargas se maneja desde el exterior. La manera de operar es mediante una botonera externa o mando. Estos mandos se sitúan en cada nivel, de este modo podemos llamarlo o enviarlo a cualquier y desde cualquier planta.

Su uso conlleva una serie de riesgos como caída de objetos, desprendimiento, golpes con los elementos móviles de la máquina, riesgo de atrapamiento o sobreesfuerzos por la sobrecarga. Es por ello que, uno de los elementos de seguridad de los montacargas son las puertas. Deben estar en cada planta y con cerraduras de seguridad para evitar el acceso durante su uso.

 

Tipos de montacargas

 

Uno de los principales tipos de montacargas son los montacargas industriales . Este tipo de montacargas está específicamente diseñado para el uso de cargas y para industrias. Sus características principales son:

  • Las cabinas no suelen estar completamente cerradas ya que cuentan con barandillas de protección
  • La capacidad de carga llega hasta 10 toneladas
  • En el interior no cuentan con botoneras
  • Llevan un sistema de seguridad exclusivo que cuenta con un paracaídas de emergencia
  • La distancia del recorrido depende del tipo de tracción. Puede ser hidráulico o eléctrico según el recorrido.

 

En Ascensores Luar, todos nuestros productos están diseñados para ofrecer un servicio con totales garantías de seguridad, y abarcan soluciones para necesidades muy distintas. Desde aparatos para cargas muy pesadas, hasta minicargas para pequeños paquetes en hostelería, comercio, oficinas, etc.